Pedro Montoya «Chanquita»
Bernardo Rubichi

Los Conciertos de Palacio
Palacio Villavicencio

PEDRO MONTOYA “CHANQUITA”

FICHA ARTÍSTICA

Cante Pedro Montoya “Chanquita”
Guitarra Rubén Martínez
Palmas Marquito Carpio, El Pirulo

BERNARDO RUBICHI

FICHA ARTÍSTICA

Cante Bernardo Rubichi
Guitarra Domingo Rubichi
Palmas Manuel Rubichi
Premio de la Federación Local de Peñas de Jerez

Ficha artística

Trayectorias

Pedro Montoya «Chanquita»

Pedro Montoya «Chanquita»

Pedro Montoya Chanquita (Jerez de la Frontera, 2003) nace en el seno de una familia regada por el arte de padre y madre. Familia de Moraíto Chico, de Luis de la Pica y de José Vargas “El Mono”, como Montoya está emparentado también con las familias jerezanas de los Soto, los Carrasco, los Méndez y los Fernández, como son Tío Borrico y Terremoto.

Empezó a cantar en casa muy joven y con 16 años participa en la I Bienal de Cante de Jerez Cante en Rama, en la que quedó tercero y donde comenzó su camino. A esa misma edad, Chanquita da su primer recital en la Peña de la Bulería de Jerez y trabaja en el tablao Puro Arte y la Peña de Luis la del Pica.

A los 17 años, después de participar en el Festival de Jerez como el cantaor más joven, ya comienza a compartir cartel con los grandes, a los que acompaña en sus espectáculos, como Pepe del Morao que le llama para participar en su espectáculo navideño. Ese mismo año participa en la grabación del disco “Diciembre en Jerez”, cantando “Los Campanilleros” de Manuel Torre.

En 2021 Chanquita canta en el festival Verde que te quiero verde de Andorra y en la Fiesta de la Bulería de Jerez, cerrando el año como parte del elenco del espectáculo “Suena Jerez en Navidad” que se estrenó en el Teatro Villamarta, bajo la dirección de nuevo de Pepe del Morao, con quien vuelve a subirse al escenario en 2022 en el Off Festival de Jerez. También ha trabajado en la compañía de la bailaora Esther Aranda.

El año 2023 comienza para Chanquita abriéndose al panorama internacional y participando en la Flamenco Bienalle de los Países Bajos de la mano de la cantaora Tía Juana la de Pipa y de Israel Fernández, con quienes compartió escenario en el espectáculo “Fiesta gitana” con el que estas tres generaciones del flamenco llenaron el Muziekgebouw de Amsterdan y la mítica sala Flagey de Bruselas. Como la voz futura del flamenco, Chanquita abría por toná el espectáculo que enamoró a público y crítica especializada, dando paso a la leyenda viva del flamenco Tia Juana la del Pipa y a quien está considerado el mejor cantaor flamenco en la actualidad, Israel Fernández.

Bernardo Rubichi

Bernardo Rubichi

Como muchos cantaores de Jerez, los inicios de Bernardo Rubichi en el flamenco vienen marcado desde su infancia por el entorno familiar.

En este caso, junto a su padre Tomás. De hecho, a la edad de 9 años, participó en la grabación del disco que su progenitor sacó al mercado con el título En el nombre de un barrio. A su vinculación con la saga de los Rubichi hay que sumarle su parentesco con otra de las familias ilustres del flamenco: los Agujetas. “A la hora de subirme a un escenario lo que me sale del corazón es poner los sentimientos de los cantes de mi gente…Los Rubichi y Los Agujetas”, ha manifestado en más de una ocasión el artista.

Ha formado parte del grupo Así canta Jerez en Navidad Junior. Y, de ahí, pasó a ser miembro del grupo La Nueva Saga, en el que se integraron algunos miembros de la formación anterior. Una de sus primeras actuaciones tuvo lugar en la Peña de la Bulería, dentro del ciclo De Peña en Peña del XXVII Festival de Jerez celebrado en 2023. Y es donde Bernardo Rubichi destacó sobremanera en el cante por seguiriya, “que ha sido una auténtica revelación por la ejecución y profundidad interpretativa en una persona tan joven”, a juicio de la Federación Local de Peñas Flamencas de Jerez, que le otorgó el Premio Revelación de esta entidad.

A partir de aquí Bernardo Rubichi inicia su camino en solitario, actuando tanto en los Viernes Flamencos como la Fiesta de la Bulería, además de ofrecer algunos recitales en diferentes peñas flamencas de la ciudad.

A veces me gusta alejarme de lo puro y encerrarme en un cuarto a hacer mis propios temas”, ha señalado. Entre sus propias composiciones figuran Mares de amor y El tiempo, que se adentran en los ritmos de la bulería y los tangos.

Uno de sus propósitos para el futuro es poder tocar la guitarra y cantar a la vez, puesto que ambas cosas las lleva haciendo desde pequeño. Ahora mismo, está centrado más en su faceta de cantaor, pero asegura que continuará con su aprendizaje del instrumento de las seis cuerdas.